sábado, 14 de abril de 2018

Ah LOS OLVIDOS


Leo hoy en LA  VOZ DE GALICIA  que un hombre dejó encerrada a su novia en el coche durante seis horas. Volvían de una boda, era de noche, el hombre salió del coche, cerró con llave y se fue a dormir. La chica golpeó las ventanillas, intento abrir las puertas pero todo era inutil. Como las desgracias nunca vienen solas su teléfono estaba sin batería. Seis horas encerrada hasta que pasaron unos vecinos y al darse cuenta de la situación avisaron a la Guardia Civil.
El tranquilo novio que estaba durmiendo a pierna suelta entregó las llaves y la joven fue liberada.


Y ¿Todo queda así? ¿Se puede pasar página tan rápido?

Recuerdo un día que bajé la basura por la noche y me quedé encerrada en el ascensor. Tres horas interminables que a mi me parecieron un siglo. No era una sensación de miedo, era impotencia. ¿Nadie me echaba en falta?
En este jodido mundo super mecanizado puedes morirte en un ascensor o de una caída en tu casa sin que a nadie le importe. Cuando a las cuatro de la mañana alguien se percató de mi "secuestro" no pedí que me rescataran, solo dije "despierta a los de mi casa".  Ante mi mirada asesina solo balbuceaban "yo que sé"... "es que a veces vienes a la cama tarde"...."es que..."

Bueno, lo importante es ser positivo y pensar que todo puede ser peor

jueves, 12 de abril de 2018

Andrés Nagel

Resultado de imagen de Andrés Nagel

Andrés Nagel estudió Arquitectura en Pamplona entre 1965 y 1972, fecha en la que comienza a trabajar el grabado y conoce a Eduardo Chillida, referente fundamental en su trayectoria. Por esos años forma parte del grupo de artistas –Vicente Ameztoy, Ramón Zuriarrain, Marta Cárdenas…– empeñados en renovar la plástica vasca a partir de un ideario figurativo en clave contemporánea y, a menudo, utilizando recursos derivados del arte pop, del surrealismo y del expresionismo.
A pesar de iniciarse como pintor, pronto mostró su preferencia por la escultura haciendo uso de nuevos materiales de origen industrial. Su afán experimental le ha llevado a trabajar con óleo, acrílico, hierro, bronce, zinc, latón, plomo, estaño, fibra de vidrio y poliéster, y también a reutilizar objetos preexistentes –latas, cuerdas, tubos de neón o muebles–, manejados mediante diversas técnicas como la escultura, la pintura, y las artes gráficas. Uno de sus materiales preferidos es la fibra de vidrio, que emplea sin moldes buscando la inmediatez entre la idea y el objeto. También trabaja habitualmente el collage, que le permite usar expresivamente los contrastes entre texturas y ejecutar y alterar la obra con rapidez.

Muchas de sus obras recogen un complejo mundo de referencias contemporáneas procedentes del cine, el cómic, el cartelismo y la publicidad, pero también del arte antiguo. Con todo ello, Nagel ofrece una personal visión artística que desconcierta al espectador al presentar una narración de lo cotidiano irónica, burlesca o abiertamente absurda.

Manuel Ángel Álvarez



Manuel Angel había nacido en A Guarda, en 1855. Se inició muy joven en la pintura y a los 18 años ya había grabado los frescos de la iglesia de O Rosal. Entre 1873 y 1875 estudió en la Academia de San Fernando de Madrid y ese último año emigró a La Habana donde residía un hermano suyo. Allí comenzó una exitosa carrera que le permitió vivir del arte a través de numerosos encargos.

En Cuba, trabajó como ilustrador de la revista La Ilustración Gallega y Asturiana y se inició en los temas que desarrollaría en su etapa de madurez y que lo llevarían a ser uno de los pintores más reconocidos de su tiempo: el paisaje y los temas de historia.
Algunos de sus cuadros _como Reclusa o Violación_ llegaron a venderse por 1.125 pesetas. Y por su éxito y prestigio, los emigrantes le encargaron pintar los frescos del techo del gran salón del Centro Gallego de La Habana, que son de su autoría.

El pintor guardés regresó a España en 1881 con dos proyectos: concurrir a la Exposición Nacional de ese año con su obra Doña Leonor Téllez, reina de Portugal, prisionera en el convento de Tordesillas y presentar, el año siguiente, a la Exposición del Ministerio de Ultramar su obra El Mariscal Pedro Pardo de Cela.
Así lo hizo. Y en la segunda de las exposiciones _inaugurada por los Reyes de España y Portugal en Madrid_ su cuadro sobre el Mariscal alcanzó gran éxito de crítica y público.
La prensa hizo grandes elogios del joven pintor y lo denominó El pintor de la Historia, apelativo con el que fue conocido posteriormente.
El Debate escribió que el cuadro representaba el instante en que el Mariscal, perdida ya toda esperanza de supervivencia en su batalla final, miraba desde la terraza de su castillo, “con tristeza pero sin temor”, al ejército que lo sitiaba en A Frouseira.
Manuel Angel donó a la Diputación el óleo a cambio de una beca de 1.000 pesetas para realizar estudios en Madrid y Florencia. Y años después pidió que estuviera presente en la Exposición Regional de Lugo de 1896. Fue la única vez que el cuadro salió del Pazo Provincial de Pontevedra. 
Murió en Madrid en 1921

                         Información-  LA VOZ DE GALICIA

lunes, 9 de abril de 2018

Hans Holbein el joven




Archivo:The Artist's Family, by Hans Holbein the Younger.jpg
La familia del artista

Archivo:Hans Holbein d. J. 049.jpg
Enrique VIII


Archivo:Edward VI by Holbein.jpg
Retrato de Eduardo VI de niño



Archivo:Holbein-erasmus2.jpg
Erasmo de Rotterdam retratado por Hans Holbein el Joven en 1523.


File:Hans Holbein the Younger, self-portrait.jpg
Autorretrato

File:Hans Holbein d. J. 032b.jpg
Jane Seymour

Nacionalidad: Alemania
Augsburgo 1497 - Londres 1543
Pintor


Nacido en Augsburgo en 1497, es hijo de Hans Holbein el Viejo. Su vida está surcada por continuos viajes, que le llevaron a Italia, Francia, Inglaterra y Suiza, con lo que pudo conocer los principales focos de pensamiento y vanguardia de la época y empaparse de las corrientes dominantes, como el humanismo. En Italia se empapó de las formas arquitectónicas de Bramante y del arte de Mantegna. Es autor de varias magníficas obras, como un "Cristo muerto" o retratos de Erasmo y Paracelso, quizás esta última su más destacada actividad. Como retratista sabe plasmar el rango y dignidad de los personajes, dando una dimensión humana enmarcada de lleno en el Renacimiento. Realiza también los retratos de Tomás Moro, de Enrique VIII, de Jane Seymour o de Ana de Cléves, con una gran fuerza psicológica que le pone en relación con los maestros flamencos. Falleció en Londres en 1543. 


ARTE HISTORIA

Girolamo di Benvenuto-Santa Catalina


1470-1542- Este pintor trabajó, sobre todo, en Siena y alrededores. Santa Catalina, patrona de la ciudad, es uno de los temas más recurrentes en su pintura.

En SANTA CATALINA DE SIENA INTERCEDE ANTE CRISTO PARA LIBERAR A PALMERINA

Este pequeño panel representa un episodio de la leyenda de Santa Catalina en la que interviene otra monja dominica llamada Palmerina. A pesar de los esfuerzos de Catalina por reconciliarse con ella, Palmerina mostraba una implacable hostilidad hacia la santa. Sin embargo, cuando cayó enferma de muerte, Catalina rezó para que no fuera condenada al castigo eterno por haber muerto sin arrepentimiento.

La primera parte del cuadro nos muestra a Jesucristo, rodeado de querubines,  apareciendo ante Catalina, sumida en sus plegarias. Jesucristo le advierte de que Palmerina está condenada. Detrás de Catalina se encuentra el diablo, que, según la tradición, se aparecía en los lechos de muerte de los deshonrados para llevarse sus almas, con un largo pergamino con los pecados de Palmerina.  Las súplicas de Catalina acaban por convencer a Jesucristo de que no deje morir a Palmerina hasta que se haya convertido en una verdadera penitente, frustando así los planes del diablo.


 La escena  de la derecha  nuestra a Catalina  y a un monje funto al lecho de muerte de Palmerina, que acaba  confesándose de todos sus pecados y muerte habiéndose reconciliado con la santa-


Ref. HISTORIA DEL ARTE

miércoles, 4 de abril de 2018

Lula Goce





Lula Goce (Baiona-Pontevedra, 1976). Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca en la especialidad de Pintura; Doctorada y Máster en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona; Técnica en Ilustración por la Escola de la Dona de Barcelona y técnica en diseño gráfico por el Centro Pauta Formació de Barcelona. Esta artista, que emplea fundamentalmente el lenguaje del dibujo, fue quien de diseñar hermosas instalaciones en las que el papel y la repetición tienen mucha relevancia. En sus murales y dibujos predomina el cuerpo humano y, en muchos casos, el cuerpo desnudo aparece invadido por la naturaleza. 

Información Cidade da Cultura

lunes, 2 de abril de 2018

Cagnaccio di San Pietro


Cagnaccio di San Pietro, también conocido como Natale Bentivoglio Scarpa, (Desenzano sul Garda 1897 - Venecia 1946) crece en la isla de San Pietro in Volta en la laguna veneciana, lugar de origen de los padres.
En Venecia sigue los cursos de Ettore Tito en la Academia de Bellas Artes y, hacia 1911, se involucra en el entonces futurismo naciente. La dramática historia de la guerra marca una profunda línea divisoria entre una primera y una modificación definitiva de su visión del mundo, una experiencia extrema que invierte todo el entorno artístico de ese período. En 1919 participa  junto con Gino Rossi, Casorati, Garbari, Semeghini en la exposición de Cà Pesaro en Venecia. 

Alrededor de 1920 comenzó a firmar su obra con el nombre de Cagnaccio como se lo conocía en la pequeña isla de San Pietro.  
En 1922 expuso por primera vez en la Bienal de Venecia. Sus temas favoritos eran bodegones, los niños y la vida cotidiana, pintados en un estilo  a veces dramático con una extrema atención al detalle. No muy lejos de los logros formales de la Nueva Objetividad Alemana, empujó el realismo a su forma más extrema y alienada.
Uno de sus cuadros más conocidos- despues de la orgía (1928), muestra tres mujeres desnudas durmiendo en el suelo con botellas de vino, con cigarrillos y  cartas. Fue rechazado por el comité de la Vienal de Venecia, probablemente porque mostraba con claridad brutal la corrupción del fascismo.

En la década de 1940 enfermó y pasó la guerra hospitalizado en Venecia, donde murió en 1946