miércoles, 18 de diciembre de 2013

MI NOVIO EL GAUCHO




Querida Cris:

Necesito tu hombro durante un rato para ahogar mis lágrimas de tristeza.  Tranquila, no es nada grave, pero a mi me duele. Sabes que normalmente tomo resoluciones rápidas, a veces equivocadas, pero si no lo hago así a veces me veo en un callejón sin salida... Cris me he deshecho de mi novio el gaucho. Son tantos años compartiendo nuestras vidas que me deja un hueco dificil de reemplazar.  

Yo lo llamo "el gaucho" por su bigote, cara larga y gran nariz, pero estoy segura que cuando LEIRO lo creó no pensó en eso.  Llegó a mi casa en los años 80, ocupó un rincón del salón y se convirtió en parte de la familia. He tenido que recurrir a todos los recuerdos de mi vida. Mi amiga Pilar de la Galería Fauna´s me decía "benditos sean mis bienes que me quitan de mis males" y la frase contundente de mi padre "cando non hai botase a man aos huevos"...

Mucha gente no me comprenderá, solo los que aman el arte saben lo que siento...pero "primun vivere, et deinde..."

Moitos bicos 







 cousascativas dijo...




ohhh...
Conste, que te conste que yo también estoy triste...
Imaginaré que D.Gaucho llega a manos de alguien que tenga "vida" y que sepa que está en posesión de algo que guarda secretos... muchas risas...muchas confidencias... y sobre todo está acostumbrado a sentir vida a su alrededor...
Te presto un pañuelito lleno de mocos?. Bico, tu Cris
18 de diciembre de 2013 03:51
 Eliminar
Blogger ines dijo...
Ahora me toca explicarselo a las nenas. Seguro que tan pronto lleguen a casa notarán la falta. Recurriré a la metáfora "el amor no es para siempre" "nada es eterno" o algo más comprensible para ellas "no me pudo soportar más y se tiró por la ventana"
18 de diciembre de 2013 04:14
 Eliminar


sábado, 7 de diciembre de 2013

FELICES FIESTAS


Querida Cris,

Acabo de llegar de Oporto, del aeropuerto Sa Carneiro y me pasó una cosa curiosa. En una recta de la autopista entró el sol de lleno a través del parabrisas del coche, atravesó los cristales de mis gafas de sol y vi reflejadas en ellos unas arruguillas rodeandome los ojos y me acordé de aquel verso de Campoamor
: «En este mundo traidor / nada es verdad ni mentira / todo es según el color / del cristal con que se mira»... y no me refiero solo al paso del tiempo, más bien estoy pensando en LA NAVIDAD. Fiesta que yo considero DE LA HIPOCRESÍA- que hay que sentirse feliz por obligación y que se resume a una época de gastos absurdos.

Recuerdo lo de nuestra amiga Isabel. Se arregla, cocina y cocina, llegan los invitados, que a mitad de la fiesta aprovechan para largarse todos los reproches que tienen acumulados a los largo del año y ella mientras a llevar bandejas a la mesa, niños por el medio.., Nadie se ha fijado en su peinado ni en su vestido de princesa por una noche... y cuando los huéspedes se van, a media noche, a bailar.. ella se queda mirando las pilas de platos que le quedan en el fregadero.  Escucha los gritos de los niños peleando por los jueguetes que les ha traído PAPA NOEL y piensa que se debe ir a la cama porque tiene que encargarse de asar el cabrito para la comida de navidad.





¿Sabes lo que pienso Cris? En estos momentos desearía tener dinero, sabes que el resto del año no tengo más necesidades que las que la vida nos da, pero ahora mismo No. ¿Y para que? 

En principio para resucitar a alguien, para eso no es necesario dinero sino un milagro, pero estamos en el momento de la fantasía... Yo resucitaría a Fred Astaire







Guapo no era, pero seguro que sigue bailando.  Tu devuelvele la vida a quien quieras y despues  nos entregamos al mundo frívolo y  enviamos esta postal


Querida familia, queridos todos- Aqui desde MONTECARLO os desean felices fiestas vuestras queridas
Cris e Inés


Pd- Si quereis cocinar algo, ha quedado un poco de pollo congelado en la nevera
Besitos